01 julio 2015

Los anuncios de la sindicación

Las promociones de series suelen ser muy intensas cuando se van a estrenar. Las cadenas quieren que el público potencial esté al tanto de que hay una nueva serie que podría gustarles, y de que se emite en determinada cadena en este día en concreto, y se gastan el dinero en anuncios de televisión, carteles en las marquesinas de autobús, en revistas... Donde haga falta. ¿Pero qué pasa cuando esa serie pasa a sindicación? Pues que el canal (de cable básico, generalmente) que va a empezar a emitirla todos los días también hace sus correspondientes anuncios para informar a su público de su nuevo añadido a la parrilla.

El gif de arriba, por ejemplo, pertenece al inicio de la emisión de "Community" en Comedy Central, en septiembre de 2013, en la que se reían de sus bajas audiencias en NBC y de la falta de promoción. De todos modos, aquí habría que incluir los anuncios especiales que NBC hizo de la comedia durante la gala de los Emmy de 2010.



Una de las últimas promos de emisiones sindicadas en aparecer es la que WGN America ha hecho de su sesión doble de "Elementary" y "Person of interest" para el próximo otoño. Es un ejemplo de anuncios que utilizan a los actores de ambas series en una especie de crossover, y suelen quedar bastante bien. Aquí, además, se juega con el lado humorístico de los dos títulos y con esos fans más shippers que ambos tienen.



Lo más habitual, sin embargo, es que se haga un anuncio más al uso, como el que Science Channel emitió en 2012 para anunciar la sindicación de "Fringe". Aquí, lo que destaca no es tanto la promo-trailer sino la canción utilizada en ella, una versión del "Chim chim cheree" de "Mary Poppins" a cargo de Turin Breaks.



En lo que respecta a promociones cruzadas con sus estrellas, USA ha sacado siempre buen provecho de ellas. El inicio de la emisión allí de "Modern family" se saludó con varias promos con los protagonistas de "Burn notice" (que son los del vídeo de arriba), "Covert affairs" o "White collar", y los anuncios crossover de varias de sus series no son algo extraño para el canal. Hicieron uno con "Covert affairs y "Suits" cuando compartieron noche de emisión, y los empleaban como imagen del canal a menudo.



De todos modos, en cuanto a promos tirando de estrellas, en los últimos años son las emitidas en la Super Bowl las que se llevan la palma, desde el momento musical de NBC a uno de FOX en el que las estrellas de sus series se pasaban un balón de fútbol americano de plató en plató.

30 junio 2015

¿Quién soy y qué hago en esta nave?

La nave espacial en problemas es un subgénero muy utilizado en la ciencia ficción y, especialmente, en las space operas. Permite darle a la serie toques de misterio (si no se sabe qué ocurrió en ella), acción, terror, thriller psicológico, aventuras... Ofrece más posibilidades de las que podría parecer a simple vista, pero también es cierto que, en televisión, había quedado en desuso. Sin embargo, una de las nuevas series veraniegas de Syfy, "Dark Matter", lo recupera para darle un giro que lleve la intriga un poco más allá; no sólo tenemos que averiguar qué ocurrió en esa nave, sino que también hay que investigar quiénes son sus tripulantes y cómo llegaron allí.

Creada por dos veteranos de la franquicia "Stargate" como Joseph Mallozzi y Paul Mullie (y concebida y publicada inicialmente como cómic), la serie se inicia con seis desconocidos despertándose en una nave extraña. No recuerdan quiénes son, no saben qué hacen ahí y el séptimo tripulante, una androide muy segura de sí misma, tampoco les sirve de mucha ayuda para resolver esas incógnitas. En "Dark Matter" se aprecian rastros de las series de "Stargate", de "Firefly", y queda claro que estamos ante un título bastante serializado en el que la identidad y personalidad de sus personajes es tan importante como el misterio general que sobrevuela la trama. Desde luego, en los tres episodios que lleva emitidos, ha habido alguna peripecia autoconclusiva para los protagonistas, pero es la construcción de una dinámica entre ellos lo que más interesa a estas alturas.

Sí, en la nave hay una puerta misteriosa en la bodega de carga, hay datos corruptos que la Androide no consigue recuperar (además de que el control de todos los sistemas de la nave está en sus manos), y la tripulación se da cuenta de que está en medio de una misión de la que no recuerdan nada, pero primero hay que mostrar cómo se relacionan los seis desconocidos entre ellos, quiénes tienen enseguida mayor afinidad, quién asume el papel de líder y quién está todo el rato protestando y conspirando para ser el nuevo líder. Una vez que esas relaciones están más o menos asentadas, "Dark Matter" puede lanzarnos giros como los del tercer episodio, que puede cambiar la perspectiva desde la que estamos observándolo todo.

Ésta va a ser una serie que apunta a desvelar su juego poco a poco, a jugar con el misterio detrás de su premisa todo lo que pueda. También está construyendo el resto del mundo en el que se mueven sus personajes, con esas corporaciones que buscan planetas y asteroides que explotar por sus minerales y esa estación espacial que se menciona en varias ocasiones, y que puede ampliar todavía más el universo de "Dark Matter". En cada episodio hay algún hallazgo o alguna pista que, en teoría, debería  acercarnos a la resolución de ese misterio, pero que también lo complican, especialmente en el tercero. ¿Son los protagonistas quienes parecen ser? ¿Realmente el culpable de todo está entre ellos, o hay otros intereses en marcha? De momento, ya han creado a un personaje bastante entretenido en la Androide, eficiente y sin ningún tipo de filtro a la hora de decir lo que piensa, por lo que aporta los toques de humor de la serie.

Ésa puede ser una de sus grandes bazas. Parte de los problemas que tenía, por ejemplo, "Stargate Universe" era que se tomaba a sí misma demasiado en serio, cuando series anteriores como "Stargate Atlantis" habían ido ganando peso con el paso de las temporadas sin abandonar cierta sensación de diversión, cierta ligereza ocasional que ayudaba a dar más relevancia a los momentos más serios. "Dark Matter" está apostando más por el sarcasmo, y no está forzándolo, pero si consigue integrar bien todos sus elementos, y si la trama acaba siendo lo suficientemente interesante, puede ser un entretenimiento veraniego digno.

29 junio 2015

Hackers de verano

En la televisión estadounidense, el verano es desde hace tiempo la temporada de estrenos para las cadenas de cable. Las networks han ido subiéndose al carro poco a poco (CBS es la que más en serio se lo ha tomado desde el debut de "Under the dome"), pero sigue siendo el cable el sitio que concentra más cantidad de series y temporadas nuevas del periodo estival. La principal diferencia con veranos pasados es que el número de títulos ha crecido, y que hay algunas cadenas a las que les cuesta más hacerse notar, aunque tengan propuestas muy interesantes.

Lifetime, por ejemplo, tiene una de las sorpresas estivales con 'UnReal', aunque aún no haya alcanzado una gran visibilidad, y USA, una de las cadenas que, hace no tanto tiempo, más aprovechaba el verano puede tener la otra con "Mr. Robot", una serie que parece salirse de sus procedimentales "de cielos azules" y apostar por algo un poco más complejo (su web ya llama la atención). Desde que su piloto se colgó en la página web de la cadena, no han dejado de aparecer elogios no tanto por el tema de la serie (que no es tan original) como por la manera en la que está expuesto en ese primer episodio, y hay altas expectativas por ver hacia dónde se moverá la trama.

"Mr. Robot" es una serie de hackers. Como decimos, no es nada original en ese aspecto, pero su creador, Sam Esmail, le da un giro ligeramente diferente al emparentarla más con "Rubicon", aquel título de conspiraciones de AMC, que con la película "Hackers". Elliot, su protagonista, es un tipo muy callado, convencido de que el gobierno y las grandes multinacionales nos espían de mil maneras diferentes y de que nosotros, con nuestra actividad sin filtro en internet, les damos aún más munición para ese espionaje. Elliot trabaja en una empresa de ciberseguridad por el día y, por la noche, se dedica a "cazar" a catfishes, pedófilos, hackers poco éticos y cualquier otra persona que esté explotando para actividades malvadas las posibilidades de anonimato que ofrece la red. Quiere exponer esa gran conspiración, esa "nuestra democracia ha sido hackeada" con la que se publicita la serie, y va a entrar, de repente, en una trama en la que no está seguro de si podrá manejarse.

El arranque de "Mr. Robot" (que Esmail ideó originalmente como película) es muy prometedor, y su diferente manera de presentar la historia la separa también del resto de la parrilla de USA, para la que es una apuesta realmente interesante. Es también curioso que se haya estrenado algo más de un mes después de que AMC comenzara a emitir la segunda temporada de "Halt and catch fire", la serie sobre pioneros informáticos en Texas a principios de los 80, que está mostrando la puesta en marcha de una empresa de juegos online. Ese término, online, es la clave, porque en 1984 ni se soñaba con internet tal y como la conocemos ahora. El lanzamiento de Mutiny está dándole a la serie una bienvenida inyección de energía a través del trabajo de Cameron y Donna, las dos protagonistas femeninas, y todo lo que son capaces de hacer por mantener la empresa a flote.

Ellas no se dedican a hackear las redes de grandes corporaciones y no creen que hay una conspiración de hombres poderosos, y con pocos escrúpulos, siguiendo todos sus movimientos, pero su actitud las sitúa en un plano más similar al de Elliot, y el retrato que ambas series hacen de los ingenieros informáticos y los hackers es menos maniqueo y está más cerca de la realidad que otros títulos. "Mr. Robot" se mueve más en los márgenes del thriller, mientras "Halt and catch fire" es más un drama de personajes, y las dos ponen un componente geek y tecnológico al verano que pueden seguir incluso quienes no tengan ni idea de cómo enviar un tuit.