18 marzo 2006

Una fuga de éxito


Una de las series con más éxito al empezar la temporada de otoño en EE.UU. fue "Prison Break". Estrenada en agosto, se puede comparar su buena marcha con la que disfrutó "Perdidos" en su primera temporada, si bien aún no ha alcanzado el estatus de producción de culto que tiene ésta última. Sin embargo, cuando finalizó en enero, había quedado claro que le debe bastante a esa serie, en el sentido de que nada es lo que parece y de que hay muchos misterios en esa cárcel.
La premisa es sencilla. Michael Scofield, un ingeniero, roba un banco para forzar su entrada en la prisión donde está encerrado su hermano, condenado a muerte, con la idea de fugarse de allí con él y salvarle la vida. Hasta ahí puede parece otra vuelta de tuerca a "El hombre de Alcatraz"o "Cadena perpetua", por ejemplo, pero enseguida se ve que no. Michael esconde muchos secretos y está convencido de que su hermano es inocente y que, además, ha sido víctima de una conspiración.
Con estos mimbres, no es de extrañar que el regreso de la segunda temporada, este lunes, sea un acontecimiento televisivo, más aún teniendo en cuenta que se emite antes de otra serie de culto por excelencia, "24". Además, el equipo de "Prison Break" viene, casi en su mayoría del cine, desde su productor ejecutivo,l el director Brett Ratner ("El Dragón Rojo") a sus protagonistas, un Wentworth Miller que alcanzó cierta notoriedad en Hollywood con su papel secundario en "La mancha humana", donde hacía de un joven Anthony Hopkins, y donde encontramos a un habitual de los hermanos Coen como es Peter Stormare.
No recuerdo si alguna cadena española ha anunciado la compra de esta serie, pero os puedo asegurar que entre los internautas es un verdadero fenómeno (así se fraguó también el culto de "Perdidos" en el ciberespacio de nuestro país).
Publicar un comentario