13 marzo 2006

Viva Las Vegas

Lo original es siempre lo mejor, eso decían en un anuncio, creo que de cereales. "CSI" hace bueno eso de "quien tuvo, retuvo", y sus secuelas en Miami y Nueva York lo único que hacen (al menos en mi caso) es que añoremos aún más a Grissom y sus chicos. Y no tanto por los casos, que no son demasiado diferentes (si exceptuamos los que se cometen en los casinos de Las Vegas, marca de la casa como los de los Everglades de Florida o los teatros de Broadway), si no por los personajes.
La ironía de Grissom, su leve misantropía, su "obsesión" por los insectos, su fe total en lo racional y en la ciencia, hacen de él un personaje realmente curioso, y el misterio que rodea a su vida fuera del trabajo (sólo sabemos que su madre es sorda y que él heredó la enfermedad) lo hace todavía más interesante. Incluso cuando los guionistas intentan enredarlo en algún escarceo amoroso resulta peculiar; sólo conocemos, y más bien se intuía, su "lío" con Lady Heather, la madame de la casa sadomasoquista, y aunque hace ya algunas temporadas que se nota cierta atracción hacia él por parte de Sarah, ésta siempre es muy sutil, y Grissom no se entera, o hace como que no se entera.
Es el líder de un casting de frikis realmente bien conjuntado, que, aunque parte de estereotipos bastante evidentes (el científico friki -Sanders-, la ex-bailarina exótica que reconduce su vida -Catherine-, la adicta al trabajo -Sarah-, el ex-ludópata -Warrick-...), tiene la suficiente entidad para que nos preocupemos por ellos. Es uno de los principales logros de la serie (a mi entender, al menos), que unos personajes a los que rara vez se ve fuera del trabajo no sean tan planos como suele ocurrir en estas series, y que tengan cada uno su personalidad definida, al principio de manera más evidente y, según avanzan las temporadas, gracias a toques más sutiles (hace tiempo que se nota cierto feeling entre Catherine y Warrick, el policía más cañón de la televisión con diferencia, mucho antes de que se utilizara un recurso tan manido como el "abrazo fortuito" de la semana pasada). El frikismo se nota también en bastantes casos y en muchos personajes secundarios, que se utilizan para dar unas gotas de humor tipo Han Solo del que "CSI: Miami", por ejemplo, anda bastante necesitada.

P.D.: Para los coleccionistas de curiosidades; Gil Grissom no iba a llamarse así en un principio, sino Scheinbach (o algo así). Sin embargo, William Petersen, que además de interpretar al personaje es no de los productores de la serie, pensó que no tenía pegada y decidió cambiárselo por el de uno de sus héroes de infancia, el astronauta Virgil "Gus" Grissom, uno de los primeros hombres en ir al espacio, y que falleció en el accidente del Apolo I, en 1967.
Publicar un comentario