01 agosto 2012

Capítulos a puñados

Maratones. Son un daño colateral de la afición a las series, o una de sus principales virtudes, dependiendo de nuestro punto de vista. Se pueden hacer para ponernos al día con una serie con la que, por lo que sea, nos hemos quedado retrasados, o para ver una que no hemos visto nunca, y que nos termina enganchando sin remedio. En "Quinta temporada" dedican hoy su atención a diseccionar un poco por qué las series se prestan tanto a estos atracones en los que puedes liquidarte 24 episodios en una semana así, sin despeinarte... Y prácticamente sin salir de casa más que para ir a trabajar y viendo episodios a la hora del desayuno, la comida, el café y la cena.

Todos hemos hecho estos maratones, aunque a veces no de los títulos que a priori podríamos pensar. Yo no soy muy dada a ellos, por ejemplo, excepto en contadas excepciones. Por ejemplo, vi toda la primera temporada de "Prison Break" en algo menos de una semana, pero es que esa serie, al principio, era realmente muy adictiva. Más o menos en el mismo tiempo (y por la misma época) vi la segunda temporada de "Verónica Mars", y ese visionado maratoniano eliminó una queja de lentitud en su trama que suele pasar desapercibida cuando se comprime tanto el disfrute de la serie. Alguien lo apuntaba en el post de "El País"; al darte maratones, las caídas de ritmo, que pueden frustrar mucho en el seguimiento semanal, casi no se notan, y a cambio enseguida se hace aparente si la serie maneja un arco temático que unifica toda la temporada, y se aprecian mejor los viajes de los personajes.

En visionado comprimido disfruté también de las dos primeras temporadas de "Battlestar Galactica" (lo cual puede resultar una inmersión bastante intensa en la serie), y la segunda de "The Wire" cayó en un maratón de algo menos de dos semanas. En ese caso, resultó bastante sorprendente que la creación de David Simon se prestara a ello, porque no es conocida por tener historias frenéticas, pero toda la trama organizada alrededor del puerto de Baltimore acabó volviéndose bastante adictiva. Claro, que adictivos de verdad son los culebrones y, en ese aspecto, pocos superan a "Bleak House", que por mucha adaptación de Dickens que sea, tiene un esquema de telenovela que engancha mucho. Además, que 13 de sus 15 episodios duren sólo media hora colabora a que sean devorados en un fin de semana.

A propósito de todo este tema, los blogueros televisivos estadounidenses debatieron hace algún tiempo sobre la conveniencia o no de hacer maratones de series, a raíz de la opinión de un crítico que pensaba que esos atracones eran un error porque impedía disfrutar de las series tal y como las habían concebido sus creadores. Surgieron muchas respuestas que defendían la opción de darse maratones justo por lo que comentábamos antes, porque permiten distinguir los arcos temáticos de una temporada y porque, qué demonios, nadie debería impedirte tragarte toda "24" en un mes sólo porque ése no es el modo en el que se pensó originalmente. Aunque es verdad que se pierde algo de esa sensación de no poder esperar a que pase una semana para ver el próximo capítulo.

9 comentarios:

Tejo dijo...

Esto me recuerda inevitablemente al sketch que hicieron en Portlandia de una pareja que arruina sus vidas por tragarse sin levantarse del sofá todas las temporadas de Battlestar Galactica.
Todos los seriéfilos lo hemos hecho alguna vez. En mi caso, suelo darme esos atracones cuando quiero ponerme al día con series que llevan varias temporadas, como me está pasando este verano con The Good Wife y Parks and Recreation, y las disfruto muchísimo.

MacGuffin dijo...

Ese capítulo de Portlandia es realmente mítico. A veces, los maratones los carga el diablo.

Anónimo dijo...

Mi pareja y yo vimos Battlesar Galactica en maraton, en pijama, solo parando para sacar a la perra, comiendo en el sofa y turnándonos para cocinar mientras nos gritábamos desde la cocina: "ni se te ocurra darle al play hasta que vuelva".

Cuando vimos el gag de Portlandia pensamos que alguien había puesto cámaras en nuestro salón. Lo peor es que hemos repetido alguna otra vez....con igual glamour pijamero.

Pilar dijo...

Inevitable acordarse de Portlandia leyendo esta entrada. Marina, te imagino com
o Fred y Carrie, en modo zombie hasta acabarla :p

Pilar, de Con Series y a lo Loco.

Anónimo dijo...

yo atracones de series me he dado unos cuantos, pero los q mas recuerdo son en unas navidades ver las 2 primeras temporadas de chuck en una navidad pa ponerme a dis, y el ultimo fue ver en unas 3 semanas Battlestar Galactica completa.

Anónimo dijo...

Para mi el más intenso fue hace unos año.En 15 días de vacaciones me tragué las 7 temporadas del Ala Oeste de la Casa Blanca. Alucinante!!!

Anónimo dijo...

Desde que obtenemos las series en bits o en DVDs, se prestan mucho más a realizar ese tipo de maratones, aunque hay que tener en cuenta lo que esa palabra significa para cada uno. Personlmente, es dedicarle un par de episodios por día a una serie específica y no ver nada más que no sea esa serie. No tengo el agunte de hacer esas "pijamadas" que comentáis algunos...

Saludos

AG8109

Fernando dijo...

Yo anoche sin pretenderlo, iba a ver el tercero de scandal para ver si la continaba viendo o no, y acabe viendo la temporada completa de la nueva creación de Shonda Rhames, lo peor? que después de los 7 capítulos quería mas, No Me Juzguéis!!

Abril22 dijo...

Yo estoy ya por la 6aT de The West wing. Qué buena serie veraniega que me he agenciado. Vivan los maratones xD!