28 agosto 2012

La crítica "objetiva"

Una crítica pertenece, por decirlo de algún modo, a quién la escribe; el crítico la hace desde su personal punto de vista, desde sus experiencias y sus gustos, y como tal, una crítica es subjetiva. Parece una perogrullada, pero a veces hay que recordarlo porque luego se leen cosas como esta "guerra" de comentarios cruzados que se dio hace meses en "¡Vaya Tele!", por culpa de dos entradas sobre la cuarta temporada de "Fringe" (ésta y ésta). No era la primera vez que alguien que no estaba de acuerdo con lo que se decía en una entrada se quejaba de que aquello no era una "crítica objetiva", y no ha sido después la última, pero es que no deja de resultar curioso que se esgrima eso, la supuesta falta de objetividad, como un "ataque" contra una crítica que no nos gusta.

Dejando de lado el debate de si la objetividad existe en realidad o no (y de si es lo mismo que la imparcialidad), quien vaya buscando críticas "objetivas" de algo va en camino de llevarse decepción tras decepción. A no ser que las escriba la versión periodística de HAL 9000, todas dependerán de la subjetividad del crítico. Y hasta escrita por HAL 9000 estaría filtrada por su punto de vista, por muy desapasionado o maquiavélico que fuera. El asunto, claro, es adivinar qué entienden esos comentaristas por "objetiva". No resulta fácil porque, como digo, es algo que se esgrime sólo en los casos en los que no se está de acuerdo con la crítica en cuestión. ¿Buscan imparcialidad? ¿Un análisis casi matemático de la serie, que se puede hacer con sus audiencias, pero poco más? ¿Quieren un reportaje, más que una crítica?

Las críticas, así en general, se mueven además por olas, o modas, o tendencias, o cómo queráis llamarlo. Lo que hoy es terrible, pasado mañana, con la perspectiva que da el tiempo, puede transformarse en algo grande, y lo que no gusta en Estados Unidos puede ser idolatrado en Francia, como le pasó a Alfred Hitchcock con "Psicosis". Ahora mismo, puede dar la sensación de que, para ser un crítico a la moda, hay que despreciar toda "Perdidos", afirmar que "Breaking Bad" es la única serie que debería emitirse en televisión, adorar cualquier cosa que venga de Inglaterra aunque sea "The only way is Essex" y mirar por encima del hombro cualquier cosa que huela mínimamente a fantasía o ciencia ficción, por lo que también hay que considerar "Juego de tronos" como una del montón. Pero todo esto puede cambiar en cinco años, porque el tiempo termina poniendo las cosas en su sitio y los seres humanos tenemos derecho a cambiar de opinión.

En una crítica puedes reconocer que hay otras opiniones además de la tuya, o procurar que no te ciegue el fanatismo (ni en sentido vejatorio ni laudatorio), o comentar no sólo lo que más te ha gustado, sino también lo que menos te ha convencido, intentando argumentar una cosa y la otra, pero nunca dejará de ser subjetiva y nunca dejará de ser una opinión.

7 comentarios:

Marien López Fdez. dijo...

Siendo objetiva con tu artículo tengo que decir que es muy bueno, que tienes toda la razón del mundo y que seguro que habrá gente que no lo vea así desde su objetividad, por lo que tendrás que volver a escribirlo una y otra vez. No te desanimes, es ley de vida.

Ernesto Mitre dijo...

Estoy de acuerdo, pero visto así, parece que no hubiese elementos objetivos con los que juzgar una serie (película o cualquier otra manifestación artística) más allá del puro gusto personal, y sí los hay: todos aquellos que pueden ser "medidos" o comparados con algún canon.

Una buena fotografía, un buen encuadre o montaje, lo es (o no), independientemente de si a mi me gusta (o no). Si no hubiese esos canones o standars cualquiera realizaría grandes cuadros o magníficas fotografías sin pasar por un aprendizaje previo, pero bien sabemos que no es así. Vamos, que Vittorio Storaro estará mas cualificado que yo para decir si tal o cual película posee una gran fotografía, o un estudiante de audiovisuales juzgará mejor cómo es un montaje, o si falla el racord aquí o allá. ¿Estoy diciendo que para ser crítico de cine o de series hay que tener formación? Bueno, en la misma medida que la debería tenerla un crítico de arte, un historiador o un ingeniero de caminos.

Otra cosa distinta es la parte que atañe a las historias y sus personajes, a la cercanía que tengamos hacia ellos, a la complicidad y la identificación; si nos interesa que nos aleccionen sobre la Ley de Inmigración de Arizona (The Newsroom), o si nos identificamos con un tipo que cocina metanfetamina azul para dejar en buena situación económica a su familia cuando muera de cáncer (Breaking Bad). Ahí es donde el componente subjetivo es fuerte y será imposible, o muy difícil, hacer crítica objetiva.

De todas formas, igual que con las series que vemos, cada cual escogemos a nuestros críticos (o comentadores, o como sea) sabedores de sus puntos flacos, debilidades, gustos e intereses. Y con ellos no quedamos, si nos gustan.

Este es el caso.

Un saludo.

torpe dama dijo...

A mí lo que me parece absurdo es que la gente se indigne por la opinión de otra persona.

Si a mí no me gusta la ciencia ficción, no tiene mucho sentido que me meta en un post sobre ese género a despotricar sobre la calidad de una serie. A no ser que esté estudiando para ser troll y tenga que practicar, claro.

Dicho esto, lo importante es que con tu infinita sapiencia me has descubierto The Only Way Is Essex, un filón. Estoy atrapada por los vídeos vergonzantes...

ramis dijo...

El problema que veo en cientos de post, y del que creo surgen todas estan flame-wars, es que la gente identifica (más o menos) gustos personales con inteligencia.
Es decir, la gran mayoría de los posts se pueden resumir en: "si me gusta esto y a ti no, es que no lo entiendes; si no me gusta esto y a ti sí, es que eres subnormal".

Este desagradable tonillo también está presente en muchas críticas realizadas por redactores de blogs, cine y tv, y para colmo las disfrazan de asépticas y objetivas (ojo, no me refiero a estas 2 sobre fringe).

En mi opinión todos aquellos que claman contra la parcialidad de una crítica, curiosamente casi siempre contraria a sus gustos, es porque directamente se sienten ofendidos porque alguien opine de forma distinta a la suya (siempre y cuando no sea una crítica condescendiente del tipo que menciono antes, claro, en ese caso es lógico ofenderse).

gary dijo...

hola entiendo que eres periodista, existe un cannon al la hora de redactar este tipo de criticas? la pregunta surge por la reciente entrada de vaya tele sobre the newsroom donde el comentarista cita categoricamente "una alargada lista de personajes secundarios que provocan el cansancio del espectador( yo soy espectador y no me cansan). "Estos nombres son un ejemplo de lo poco que nos pueden llegar a interesar los personajes", (mientras leo pienso pero a mi si me interesan los personajes con sus enredos y exentricidaes, entonces, donde deja de ser una critica personal y comineza la percepcion generalizada? en fin perdon por la carta pero que sepas que no me queje en esa entrada y nunca lo hago en realidad porque consulto ciertos blogs por entretenimiento y respeto otras opiniones, pero a veces es dificil lograr la ecuanimidad entre todas las partes que algunos blogueros tienen lo suyo jaja

MacGuffin dijo...

Gary, no hay ningún canon para escribir críticas. Se puede aprender a seguir ciertas directrices (cosas muy generales, como explicar de qué va la película, por ejemplo, o quiénes son sus responsables), pero no hay unas normas a seguir a rajatabla. Lo que sí se suele intentar es evitar en lo posible la primera persona (esos "me gusta" o "no me gusta" suelen sustituirse por "este redactor", o algo así).

Ernesto, esos parámetros objetivos que me estás diciendo se pueden reconocer como buenos aunque la película luego nos parezca un desastre, no sé si me explico. Yo puedo pensar que, objetivamente, los paisajes de Prometheus son espectaculares (entre ésta y Juego de tronos le están haciendo una gran promoción turística a Islandia), y que su diseño de producción está muy cuidado, pero al mismo tiempo puedo opinar que es una película desarovechadísima y, en general, fallida. Y esa parte subjetiva es la que es imposible eludir y que hace que una crítica sea eso, una crítica.

herb_b dijo...

Yo creo que si bien la objetividad es imposioble, si se ve muy claro que criticas aspiran a ella, aunque sea como un ideal imposible, e intentan se justos con lo visionado dejando en la medida de lo posible a un lado manias personales, y quien hace todo lo contrario, centrandose en esas manias, y girando todo su esfuerzo en torno a justificarlas o/y incluso hacerse el graciosillo a costa de la obra o el autor de torno basados en ese punto de vista.

Las primeras, por subjetivas que salgan al final, siempre me parecen respetables, que no necesariamente acertadas... las segundas, son las que pueden llegar a ofender y molestar en ocasiones, aunque no lo neguemos, tambien pueden ser dibertidisimas cuando conectamos con el punto de vista del autor... pero conectemos o no, me parecen sin duda tambien menos profesionales.