03 septiembre 2012

El secreto de los Daleks

ALERTA SPOILERS: ¿Habéis visto el regreso de "Doctor Who" y su asilo de entrañables, pero peligrosos, saleros? Si no es así, volved cuando sepáis quién es Oswin.

Desde que terminó la sexta temporada de "Doctor Who" sabíamos que esta séptima entrega iba a tener una estructura un poco diferente. Las estrecheces económicas de la BBC, la apretada agenda de Steven Moffat y que en 2013 se cumplan 50 años del estreno del primer episodio de la serie conspiraron para que vayamos a tener cinco capítulos ahora, luego el especial de Navidad y, ya bien entrado el próximo año, los ocho últimos de la temporada. Moffat, además, ha preparado la entrega utilizando en su provecho esos parones, y ese quinteto inicial de episodios va a constituir un arco que podríamos llamar "la despedida de Amy y Rory". Si bien en este primer capítulo parece que, más que plantarse las semillas para la marcha de los Pond, se está preparando la llegada de la nueva acompañante.

En todas las críticas de ese "Asylum of the Daleks" aparecidas estos últimos días, lo que más se comenta es el hecho de que tengamos nuestra primera toma de contacto con Jenna Louise Coleman, la nueva acompañante, bastante antes de lo que estaba previsto, al menos teóricamente. Moffat había señalado que no la conoceríamos hasta el especial de Navidad, pero resulta que ella es prácticamente la primera a la que vemos en cuanto empieza el episodio. Pero también resulta que su personaje, Oswin, no sólo muere al final de dicho episodio sino que, para más inri, lo hace transformado en un Dalek.¿Estamos en un caso de encuentros en distintos puntos de sus líneas temporales, como ocurre con River Song? El personaje no se llama igual (aunque, si no estoy mal informada, la nueva asistente se llamará Clara Oswin, con lo que ahí ya puede haber una pista), y si no reconoce al Doctor nada más verlo, quiere decir que no se lo ha encontrado antes. ¿O sí, y la transformación en un Dalek le borra esos recuerdos? No sería extraño, porque nos explican a través de la propia Amy que la dalekización de humanos que vemos en ese asilo causa esa amnesia.

Con lo que le gusta a Moffat jugar con los espectadores, tampoco debería resultarnos algo raro que haya bastantes fans diseccionando la aparición de Oswin casi fotograma a fotograma, para intentar adelantarse a lo que nos vayan a contar en el especial de Navidad. En ese aspecto, hasta se podría decir que "Doctor Who" se ha convertido definitivamente en la nueva "Perdidos", y su productor ejecutivo juega esa carta a conciencia. Entre los obsesionados con resolver los puzzles de Moffat y los obsesionados con la evolución de la relación de Amy y Rory, el tramo inicial de la séptima temporada puede ser una experiencia muy intensa. Yo sólo espero que sea una aventura entretenida.
Publicar un comentario en la entrada