01 noviembre 2015

Simmons, la marciana


ALERTA SPOILERS: Si no habéis visto "4,722 hours", el capítulo en el que "Agents of SHIELD" se marcha al espacio, no sigáis leyendo.

Casi se ha convertido en un tópico, sobre todo en las webs estadounidenses, que se hable siempre de la incapacidad de Marvel para darle una película a una de sus superheroínas (o a la Viuda Negra, sin ir más lejos) cuando sus series de televisión están llenas de personajes femeninos bastante más interesantes y complejos que los masculinos. Ya no es sólo el protagonismo de "Agent Carter" o el próximo de "Jessica Jones", sino que buena parte de la mejora que "Agents of SHIELD" ha ido experimentando desde el final de la primera temporada se debe no sólo a los daños colaterales de "Capitán América. El soldado de invierno", sino a la mayor importancia que han adquirido personajes como Skye/Daisy, Melinda o Simmons.

La segunda temporada recibió una necesitada chispa de energía con la incorporación de Bobbi Morse, y el trabajo de profundización en la caracterización de Melinda y, muy especialmente, de Daisy las convirtió en el centro de la serie. El camino de la segunda para aceptar su herencia, y sus poderes, inhumanos ha sido una parte fundamental de la serie desde el principio, mientras dejarnos ver que ser la Caballería conlleva pagar un alto precio emocional resultó en algunos de los mejores momentos de la serie. Sn embargo, ha sido Jemma Simmons el personaje que se ha desvelado como el arma secreta real de "Agents of SHIELD". Su relación con Fitz tiene muchos fans, pero no es de lo que mejor funciona. Simmons da su verdadera talla cuando actúa sola o cuando trabaja con Bobbi o Daisy. Su breve arco infiltrada en Hydra ya apuntó en esa dirección, y su fase "The Martian" ha terminado por confirmar su valía.

La tercera temporada de "Agents of SHIELD" arrancaba con Simmons atrapada en esa roca extraterrestre, y sin que nadie supiera qué hacer para poder recuperarla. En el típico estilo de la serie, los cuatro primeros episodios van desenrollando tres tramas al mismo tiempo: la venganza de Hunter, la reconstrucción de Hydra a cargo de Ward, esa nueva agencia secreta que va detrás de los mismos Inhumanos que Coulson y Daisy quieren incorporar a su equipo (y que está asesinando un gigantesco puercoespín azul) y, además de todo eso, está Fitz buscando desesperadamente información sobre el monolito rocoso que le permita traer a Simmons de vuelta. No pocos críticos estadounidenses han achacado siempre a la serie el defecto de que tiene demasiadas partes, demasiados personajes, demasiadas líneas argumentales que incluir en cada episodio, y que ese déficit de atención no redunda en su beneficio.

Con "4,722 hours", el episodio que nos cuenta qué estuvo haciendo Simmons en esos seis meses que pasó en un extraño planeta, "Agents of SHIELD" se centra sólo en un personaje y en una trama, y resulta ser una serie mucho más sólida (y eso que ha mejorado bastante desde sus inicios). El guionista y el director de ese capítulo han dado varias entrevistas en las que explican cómo decidieron hacer su propia versión de la clásica historia del astronauta varado en otro planeta, incluyendo la paleta de colores de "Mad Max: Furia en la carretera" y dando a Simmons todo el protagonismo (hasta el nombre de Elizabeth Henstridge aparece el primero en los créditos). Es una historia de supervivencia extrema que se sale de las traiciones y las persecuciones en las que SHIELD está envuelta habitualmente, y que deja que dé un paso el frente uno de los personajes mejor dibujados, con el tiempo, de la serie.

"Agents of SHIELD" no sería lo que es ahora sin la propia Simmons, que es mucho más complicada e interesante de lo que parecía en un principio, sin Bobbi y su constante atracción por las operaciones de campo y la acción, sin Melinda y su sentido del deber (y su sentimiento de culpa) y sin Daisy y su asunción de su verdadera identidad. Al otorgar mayor profundidad y protagonismo a sus mujeres, la serie ha ganado, al mismo tiempo, en interés. También porque tiene mucho mejor ojo eligiendo actrices que actores; tener a Constance Zimmer como la jefa de esa nueva agencia secreta da inmediatamente puntos extra.

Música de la semana: "The Leftovers" puede ser una serie que trata sobre temas bastante serios  emocionalmente, pero también se permite toques de humor, sobre todom a través de sus elecciones musicales. La semana pasada, por ejemplo, tuvimos una sorprendente referencia a "Never gonna give you up", de Rick Astley y, para seguir con las versiones curiosas, el episodio acabó con una relectura de "You're the one that I want" a cargo de Lo-Fang, alter ego del músico Matthew Jordan Hemerlein. Esta canción se hizo conocida gracias a un anuncio de Chanel Nº 5 dirigido por Baz Luhrmann.
Publicar un comentario