26 enero 2017

Barry Allen contra el futuro


ALERTA SPOILERS: Si no habéis visto el regreso de la tercera temporada de "The Flash" tras el parón invernal, no sigáis leyendo.

"The Flash" ha estado jugando con los viajes en el tiempo desde la mitad de su primera temporada. Entrenando para ser más rápido que Reverse Flash, Barry viaja accidentalmente un par de días al pasado, y empieza su mala costumbre de que, cada vez que algo no sale como él quiere, viaja atrás en el tiempo e intenta arreglarlo. Es verdad que cualquiera regresaría a rescatar a sus padres si tuviera esa habilidad, pero ya ha quedado demostrado que, cada vez que Barry Allen va al pasado a solucionar algo, acaba empeorando la situación en el presente.

Y en el futuro, como queda claro en este tramo intermedio de la tercera temporada. Aunque Flashpoint fuera liquidada en el primer capítulo, sus ramificaciones se dejaron sentir hasta en el crossover a cuatro bandas del pasado mes de diciembre, y conforme transcurre la temporada, Barry cada vez es más consciente de la enorme responsabilidad que conlleva poder viajar en el tiempo. "Borrowing problems from the future", el episodio con el que la serie vuelve de su parón invernal, da un giro un poco diferente a lo que hemos estado viendo hasta ahora al hacer que Barry tenga, en su lugar, una visión del futuro más cercano, de un futuro en el que, como ocurrió en la cuarta temporada de "Arrow", sabemos que alguien va a morir a tiempo para el final de temporada. Y que ese alguien va a ser Iris, a manos de Savitar.

Ya tenemos el impulso de esta segunda mitad de la tercera entrega: intentar cambiar el futuro. Es uno de los grandes dilemas de las historias de viajeros temporales, y que explica perfectamente HR. El futuro puede ser maleable, sólo uno de los diferentes posibles, o cualquier paso que des acabará llevando a que ocurra lo que querías evitar. Al final, es una vuelta de tuerca a uno de los pilares sobre los que se asienta últimamente "The Flash", que son las consecuencias de jugar con el tiempo. Está bien que a Barry y Wally les encante tener poderes, pero han de ser conscientes de que no pueden creerse con derecho a actuar sin pensar en las consecuencias.

La muerte de Iris, y la conversión definitiva de Caitlin en Killer Frost, son los dos objetivos hacia los que se encamina la temporada, y que dan un mayor peso a la lucha contra Savitar. Ahora, es un villano contra el que Barry y compañía están implicados directa y emocionalmente, y eso siempre ayuda a que el malo funcione mejor. Lo divertido de este episodio es que, entre los eventos que tienen que cambiar para evitar que el futuro suceda como lo vio Barry, figura que Music Meister, villano creado originalmente para la serie "Batman: The Brave and the Bold", recibe un jugoso contrato para escribir un libro. Así, con una sola línea, ya está preparado el crossover musical con "Supergirl".
Publicar un comentario en la entrada