03 octubre 2017

Las series del otoño


La temporada televisiva 2017/18 ya lleva unas cuantas semanas de estreno, semanas en las que las networks estadounidenses han empezado a dejar ver sus remakes de series coreanas e israelíes, sus peripecias de corte militar y patriótico, sus sitcoms más o menos tradicionales, sus superhéroes, sus procedimentales menos ingeniosos de lo que ellos mismos se creen y, ocasionalmente, hasta algún estreno con cierto potencial para acabar siendo una ficción interesante, como mínimo.

En medio de los episodios piloto que ya han podido verse, destaca la ternura que desprende, sorprendentemente, "El joven Sheldon", especialmente en la relación entre ese Sheldon Cooper niño y su madre, y que abre un camino a lo "Aquellos maravillosos años" que podría de verdad despegarla de su serie madre, "The Big Bang Theory", y ofrecer algo diferente. También hay conexión entre los dos protagonistas de la comedia sobrenatural "Ghosted" (Adam Scott y Craig Robinson), y aunque no va a verse en CBS hasta noviembre (y poco después en España en AXN), el episodio de presentación más logrado, y que apunta a tener en su interior una serie mucho más interesante de lo que debería, es "SWAT", el remake de "Los hombres de Harrelson" que cuenta con Shawn Ryan entre sus productores. La sombra de "The Shield" se nota al centrar el conflicto en cómo Harrelson, un hombre negro criado en las calles del sur de Los Ángeles, tiene que reconciliar su apego al barrio con su deber como agente de operaciones especiales. Entre tanta serie militar (algunas tan convencionales y tan de "esto ya lo hemos visto muchas veces, y mejor, en 'Homeland'"), destaca que "SWAT" tenga la aspiración de meterse en asuntos sociales y raciales; por lo menos, es lo que se insinúa en el piloto.

Eso puede ser lo más notable en el lado de las cadenas en abierto, pero el que quizás sea el mejor estreno del otoño está en HBO y es "The Deuce", la ficción de David Simon y George Pelecanos sobre el ascenso de la industria del porno en el Nueva York degradado y arruinado de los 70. Como es habitual en las series de Simon, es el entramado económico detrás del asunto lo que más le interesa explorar, y lo hace con su habitual ojo por el detalle. Más sencilla de seguir de primeras que "Treme",   "The Deuce" se centra en las prostitutas que se movían por Times Square y la calle 42, en sus chulos, en los mafiosos que controlaban los bares, en los tipos que utilizaban como cara visible de dichos negocios y en los policías que patrullaban sus calles siguiendo el lema del laissez faire. 

Los personajes están perfectamente construidos y las conversaciones entre las prostitutas recuerdan a las que tenían los camellos de "The Wire" en las esquinas de Baltimore. Su primera temporada tarda en lanzar su historia principal (en el cuarto episodio vemos a los mafiosos comprar el edificio en el que, previsiblemente, instalarán un burdel, y sólo hemos tenido un vistazo al porno casi amateur de la época en un capítulo), pero compensa por ver a todos esos personajes navegar los peligros de una vida y un trabajo en las calles, de noche.

Otro día hablaremos de "Star Trek: Discovery", que también tiene pinta de ser uno de los estrenos del otoño, pero en otro nivel.
Publicar un comentario